adiestramiento canino

La dominancia en perros: un mito

La dominancia en los perros: una de las mayores expresiones de la humanización de los perros a lo largo de la historia y cómo esta prevalece en el imaginario colectivo sobre el comportamiento canino.

El término dominancia hace referencia a la relación desigual entre dos individuos, donde uno es el dominante y otro el subordinado. En un grupo social, la combinación de las distintas relaciones de dominancia establecería una jerarquía dentro del grupo social. La dominancia emerge en distintos momentos y situaciones y tiene como función que no haya una pelea constante por los recursos, a mí me gusta llamarlo ESTRUCTURA social. Esta estructura establece un orden de acceso a los recursos, sin peleas y sin problemas.

A menudo la dominancia se ha asociado erróneamente a la agresividad. Tan equivocadamente que incluso, se ha comprobado que los individuos con mayor reconocimiento dentro de los grupos sociales en el reino animal, a menudo son individuos con muy pocas respuestas agresivas pero sí individuos que generan calma en el grupo.

“Los términos macho y hembra alfa en lobos fueron utilizados por primera vez por David Mech (doctor en biología) en los años 70. Él observó grandes grupos de lobos no emparentados (juntados artificialmente) para estudiar su jerarquía de dominancia, si bien este tipo de estructura social rara vez ocurre en la naturaleza. El propio Mech, años más tarde, reconoce que habría sido más apropiado utilizar los términos macho y hembra reproductora, incluso padre y madre, para referirse a estos individuos, en consonancia con las observaciones procedentes de investigaciones más recientes en lobos en libertad.

Así, la estructura social de estos lobos se basaría en grupos familiares cooperativos en los que los padres “guían” a la descendencia en el desarrollo de habilidades sociales y de caza, y la estructura jerárquica que aparece es de relaciones entre padres e hijos más que de enfrentamientos competitivos y
agresivos. El concepto de familia no excluye la existencia de relaciones de dominancia y, por
tanto, de jerarquía. Sin embargo, en estos grupos no hay un “alfa” alcanzado a través de la fuerza
o la agresividad, y la jerarquía es flexible.”
(GReTCA, 2019).

¿Por qué persiste la idea de la dominancia?

Lo cierto es que explicar los comportamientos de los perros de una manera tan simple facilita nuestra comprensión de lo que ocurre, aunque en realidad sea todo un espejismo.

  • Un perro muerde a otro perro: “es que es dominante”
  • Un perro macho monta a otro macho: “uno está dominando a otro para que sepa quién manda”
  • Un perro muerde a su familia: “era demasiado dominante”

En realidad no se está dando ninguna explicación a la conducta. Es como si nosotros dijéramos: “”mi hijo ha pegado al tuyo porque es “tu hijo ha pegado al mío porque el tuyo es un agresivo”.

Basar una explicación en función a una etiqueta no es explicar un comportamiento. De hecho muchas veces esas etiquetas se contradicen, ya que por ejemplo un cachorro con miedo a otros perros, `puede mostrarles la tripa pero también ladrarles. Esta explicación ha funcionado siempre muy bien porque es SIMPLE (aunque no acertada) y basada en una terminología muy HUMANA. Nosotros sí hemos basado nuestra relación con otros animales desde un comportamiento DOMINANTE. De hecho, el “adiestramiento” en los caballos se llama DOMA.

¿Cómo salir de estas confusiones de términos y poder entender verdaderamente cómo siente y piensa nuestro perro? Consultando fuentes de información científica actualizada. Existen profesionales y científicos especializados en el estudio del comportamiento canino: etólogos. Michele Minunno, Alexa Capra, Marco Moretti, Luca Spenacchio, Marc Bekoff… Todos ellos quizá puedan explicar los comportamientos antes descritos no sin ante hacerse unas cuantas preguntas:

  • Un perro muerde a otro perro: ¿estaba comunicándose? ¿o ha sido una descarga de estrés? ¿había intención agresiva?
  • Un perro macho monta a otro macho: ¿se están comunicando? ¿quizá uno quiere desplazar a otro de un lugar? ¿o pedirle que se esté quieto? ¿quizá sólo necesitaba descargar estrés? ¿hay deseo sexual?
  • Un perro muerde a su familia: ¿había intención agresiva? ¿hubo señales previas de agresión?

Comportamientos que no se explican con la teoría de la dominancia

  • Que tu perro quiera salir/entrar antes que tú por la puerta no significa que sea dominante.
  • Tampoco que camine a tu derecha.
  • Que un perro monte a otro no significa que se estén dominando.
  • Tampoco que un perro muestre su tripa quiere decir que se esté subordinando o sometiendo.
  • La agresividad no es un signo de dominancia.
  • Que un perro o perra haga pises en el paseo no significa que sea dominante, sólo se está comunicando.
  • Cuando un perro ladra a desconocidos no significa que les quiera dominar, quizá les tiene miedo.

Consulta el artículo completo de GRETCA aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros posts sobre Adiestramiento canino:

perro tumbado no reacciona
Educación o Adiestramiento canino

Mi perro no viene cuando le llamo

Bajo mi punto de vista no hay un comportamiento más importante que puedas enseñarle a tu perro como venir cuando le llamas. Piensa por un momento cómo sería vuestra vida

Ver post »

Comparte en tus redes sociales:

Carrito de compra
Ir arriba

Apúntate a las cartas de La Perropeuta

Comparto procesos de crecimiento, consejos y también las próximas actividades y ofertas.

Recíbela en tu email los domingos.

.
Abrir chat Whatsapp
¡Hola! Soy Paula, La Perropeuta 👋
¿Necesitas que te eche una pata?
Pregúntame lo que quieras sin ningún tipo de compromiso, para eso estoy aquí 😊
Horario: L-V 9h a 20h / S: 10h a 13h